A las personas nos cuesta en exceso comprender que las emociones tienen que ser experimentadas, comprendidas, manejadas y, sobre todo, expresadas. Generalmente lo que hacemos por convención social es precisamente lo contrario: huir de ellas y no comprender nuestros sentimientos

Así, castigamos cruelmente nuestra manera de sentir, cohibiendo  en especial a losniños y a aquellos adultos a los que les caracteriza cierta sensibilidad y capacidad especial en relación a la demostración de sus emociones.

Por eso, comprender y manejar nuestras emociones más allá de lo socialmente deseable es una tarea pendiente para casi todos…

Amor no correspondido

Para trabajar estos aspectos tenemos numerosas y estupendas herramientas al alcance de nuestra mano; entre ellas, los cortometrajes o los vídeos que pretenden ayudarnos a reflexionar y a liberar aquellos sentimientos que no conseguimos tolerar.

El amor es una hermosa casualidad

El cortometraje animado Lucky You es un claro ejemplo de que el amor puede cambiarlo todo y que siempre llegará aquella persona que con un abrazo y una sonrisa recomponga cada parte rota de nuestra alma.

https://player.vimeo.com/video/107497781

Valorar la amistad, superar las diferencias y ayudar

No siempre es fácil superar las dificultades y a veces hay diferencias que nos parecen insalvables. Este cortometraje nos da una gran lección sobre la amistad y la importancia de permanecer al lado de aquellos a los que queremos y que nos quieren.

No mirar por los defectos, tolerar aquello que nos frustra, no juzgar y no traicionar a nuestros amigos es la base de una amistad verdadera capaz de resistir cada vaivén y cada adversidad que dibuje la vida.

Las diferencias nos acercan si sabemos escucharlas

El cortometraje “La luna” de Pixar encierra muchas enseñanzas. Trabajar en equipo y tener en cuenta cada punto de vista puede ser complicado, pero si atendemos a los demás podemos lograr cosas maravillosas.

Del mismo modo, este corto nos muestra que enfadándonos solo conseguimos perder la oportunidad de compartir bellos momentos, de sentir y de disfrutar de la vida.

El poder de la amistad con uno mismo

Para lograr una buena autoestima debemos trabajar la tolerancia hacia nosotros mismos. A través de este corto nos acercaremos a nosotros mismos y comprenderemos cómo destruimos nuestra propia autoimagen en pos de unos ideales que nos imponen y que nosotros aceptamos sin pensar.

Somos seres completos, con nuestras virtudes y defecto. No es nuestra imagen la que nos define, sino nuestros pensamientos y la capacidad que tenemos de aceptarnos tal y como somos. Solo la aceptación nos hará mejores.

El valor de la paciencia

A veces no nos damos cuenta de cómo podemos dañar a los que nos rodean con nuestros actos y comentarios impulsivos. Es importante que cultivemos la paciencia, pues ella nos acercará al equilibrio emocional.

¿Cerebro o corazón? El eterno dilema

Nunca debemos perder de vista que los sentimiento cobran más sentido con un poquito de cordura. Igual ocurre a la inversa. Así, cuando se nos plantea la disyuntiva de hacer o no caso de nuestra parte más visceral, tenemos que pensar que considerarnos en global siempre es algo que enriquecerá nuestra vida y nuestras decisiones.

Saber apreciar lo que tenemos

Este bonito corto debe ayudarnos a valorar lo que tenemos, dejar las envidias a un lado y disfrutar de nuestra vida sin mirar la del vecino. Aprendamos a convivir con lo que la vida nos regala y valoremos lo que tenemos antes de perderlo.

Mira la esencia, no las apariencias

Las apariencias se esfuman como el humo que vende el protagonista de este corto. Así, haciendo caso al dicho popular “las apariencias engañan”, deberíamos comenzar a buscar en la profundidad de las personas. Lo que mostramos puede cambiar, lo que sentimos no.

No escuchamos para comprender, escuchamos para contestar

Si queremos ser escuchados es importante que cultivemos nuestra capacidad de hacerlo. Las relaciones requieren de reciprocidad y de tolerancia, algo que generalmente descuidamos.

Por eso para aprender a convivir con otras personas tenemos que escuchar su otra verdad y no solo nuestra razón. La comunicación es indispensable para escuchar al otro.
Todos estos cortos nos ayudan no solo a comprender nuestros sentimientos y emociones, si no a tener muy presentes nuestros valores y a ponerlos en práctica sin dejarnos guiar por aquellos sentimientos que nos nos aportan nada bueno.
Anuncios