Una relación de pareja es cosa de dos personas, que deciden proyectar juntas su vida. Por eso, es fundamental que la pareja edifique una serie de pilares sólidos y robustos sobre los que construir todos sus proyectos comunes. El cemento para estos pilares es la negociación y el acuerdo y los ladrillos son el amor, el respeto y la comprensión.

¿Porqué fracasa una pareja?

Con frecuencia las relaciones de pareja fracasan porque les fallan los pilares de la pareja, o bien, porque nunca se llegaron a establecer estos pilares, por tanto, la pareja no posee una base que le aporte estabilidad y seguridad dentro de la misma.

Por tanto, el fracaso, en muchos casos, se debe a que no hay un acuerdo entre ambos miembros de la pareja, que establezca los pilares de la pareja, y por tanto, la estructura que se supone les mantendrá como pareja es inexistente, porque carece de base que la sostenga.

¿Cuándo establecer los pilares de la pareja?

Es conveniente que los pilares de la pareja se establezcan en los comienzos de la misma, cuando las personas que la componen se están conociendo, en ése momento, es imprescindible dialogar, conocerse y llegar a acuerdos que para ambos miembros estén satisfechos.

¿Cuándo hay que replantearse los pilares de la pareja?

Los pilares de la pareja, equivalen a las ruedas de un camión, si un pilar falla por algún motivo, es preciso revisarlos todos de nuevo, ya que la pareja está en peligro.

Con frecuencia la pareja continúa un tiempo aún con la ausencia de algún pilar, con el deterioro que esto conlleva, hasta que rompe finalmente, siendo la ruptura muy dolorosa, ya que el tiempo que se mantuvo ya no funcionó bien y eso no hizo más que añadir problemas a la pareja.

¿Cuáles son los 9 pilares fundamentales de las relaciones de pareja?

Principalmente hablaremos de 9 pilares de la pareja, si bien, pueden ser tantos como cada pareja considere oportuno. Si bien, establecer éstos, como mínimo, que a continuación detallamos es fundamental para que la pareja sea un lugar de disfrute y felicidad.

1. AMOR

El amor es un pilar fundamental, tanto como cualquiera de los restantes. Para establecer éste pilar es imprescindible que exista el sentimiento hacia la otra persona, en la misma medida que la otra persona también lo siente.

Para que el Amor sea un pilar fuerte y seguro, tendremos que saber que a lo largo de las distintas etapas de la pareja, éste irá variando en su manifestación, sin embargo, el sentimiento se irá fortaleciendo con el paso del tiempo si el resto de pilares de la pareja se mantienen estables.

2. COMUNICACIÓN

La comunicación es el canal mediante el cual la pareja resolverá sus diferencias y crecerá tomando decisiones y llegando a acuerdos satisfactorios para ambos.

Conviene establecer momentos exclusivos para que la pareja se comunique, comparta y decida en conjunto, ya que éste pilar es imprescindible para que el resto de pilares de la pareja se mantengan.

Comunicarnos supone escuchar y expresar sentimientos, pilar básico para conocernos realmente y potenciar la confianza entre los miembros de la pareja.

3. RESPETO

El respeto entre ambos miembros de la pareja está implícito en las relaciones de pareja que se mantienen en el tiempo, que crecen y que prosperan felizmente.

Respetar al otro es crecer juntos, al compás, sin imposiciones, sin expectativas sobre el otro, sin dependencia emocional, y sin agresiones. Cuando hay respeto, puede existir el Amor y la Comunicación adecuada.

4. ESCALA DE VALORES

Cada persona posee su propia escala de valores individual. Cuando comenzamos una relación de pareja tenemos que construir una escala de valores en común, que puede ser diferente a la escala de valores individual o incluso que comparta algunos valores individuales.

En cualquier caso, serán los valores de la pareja, con los que relacionarse con el mundo y con los que construir proyectos en común.

5. CONVIVENCIA – COMPARTIR

A toda pareja, le llega la etapa de plantearse una vida compartida.

Si la pareja decidiese que no es así como lo desea, es conveniente que esté previamente acordado y compartido por ambos, para que llegado el momento, ambos se sientan seguros ante su propia trayectoria.

Si bien, ante la llegada del momento, es conveniente tener establecidos los acuerdos de éste pilar básico, como son, los acuerdos económicos, la forma de convivencia, el reparto de tareas domésticas, la organización del espacio y del hogar, etc.

pareja

6. SER UNO MISMO

Ser miembro de una relación de pareja, en ningún caso supone dejar der ser uno mismo. Para ello, es conveniente expresar claramente quien soy, en cuanto a gustos, opiniones, ideología, valores individuales, relaciones sociales, etc.

La pareja tiene que ser un lugar seguro donde ser uno mismo, en ocasiones compartiendo con la pareja y en otras ocasiones manteniendo tiempo, espacio y aficiones propias y no compartidas en pareja.

7. LIBERTAD

En cualquier relación de pareja sana, la libertad personal sigue existiendo. Cada miembro de la pareja es quien decide permanecer en la pareja, por voluntad propia, como también decide en conjunto cuáles serán los pilares de la pareja. La persona no pierde libertad, gana una persona con quien compartirla.

8. ILUSIONES Y PROYECTOS COMPARTIDOS

La pareja crece cuando tiene proyectos e ilusiones compartidos. Un ejemplo de ello es la decisión de tener familia.

Cuando la pareja decide compartir proyectos y luchar por ellos, aún existe más, si cabe, el sentimiento de unión entre ambos, ya que descubren que la unión hace la fuerza y que llegan más lejos juntos que por separado.

Caminar hacia un proyecto, puede no ser fácil, pero sí es muy satisfactorio para la pareja cuando el resto de pilares están firmes y aportan solidez y seguridad a la pareja.

El compromiso y la responsabilidad no restan libertad, sino que aumenta la valía personal, por luchar y conseguir más tarde, lo que uno quiere para su vida.

9. FIDELIDAD

La Fidelidad es un acuerdo y una forma más de vivir las relaciones sexuales y afectivas. Sólo compete a la pareja decidir cómo quiere enfocar éste pilar, siendo condición indispensable que sea un acuerdo mutuo, y por el cual ambos se sientan seguros y con confianza plena en el otro.

Fuente: La Mente es Maravillosa

Anuncios