Ya está debidamente comprobado que las preocupaciones y el estrés influyen negativamente sobre el organismo humano. Por el contrario, cuando una persona tiene la habilidad de sacarle provecho a experiencias dramáticas, haciendo una lectura positiva, es más propensa a superar los obstáculos que se le presenten que quienes viven enfocados solo en los aspectos negativos.

Incluso se ha comprobado que en casos de enfermedad grave, y hasta terminal, un estado de ánimo favorable fortalece la calidad de vida. 

El humor es una forma de hacer referencia a la realidad viendo los hechos de manera positiva, con alegría y optimismo, minimizando la gravedad de cualquier situación. Cuando tenemos “sentido del humor”, contamos con una gran capacidad de generar estados interiores positivos, tanto en nosotros mismos como en las demás personas. Al mismo tiempo, podemos  influenciar saludablemente la manera en que nos desempeñamos mental o físicamente.

Reír, una excelente terapia

Todos hemos sido testigos del increíble poder que puede tener una carcajada. La risa es altamente contagiosa y, sobre todo, crea una atmósfera llena de “buena energía”. Cuando reímos, estamos liberando endorfinas, lo cual es beneficioso para nuestra salud y bienestar. Además, al reír estimulamos alrededor de 14 músculos faciales, tórax y abdomen.

Estos son algunos beneficios que produce la risa en la salud:

1- Reduce los niveles de colesterol en la sangre regulando la presión sanguínea.
2- Provoca la producción de anticuerpos activando células protectoras que evitan la formación de tumores.
3- Ayuda a mantener el correcto funcionamiento de las arterias coronarias.
4- Contribuye a disminuir la glucosa en la sangre.
5- Disminuye los niveles de estrés.
6- Facilita la liberación de temores y angustias.
7- Favorece el bienestar psicológico.

El lado positivo de la vida

Ahora que conoces más en profundidad lo que significa tener sentido del humor y algunos efectos positivos que la risa produce sobre el organismo, te presentamos varias alternativas para conectarte a ese estado de ánimo tan saludable:

Abandona las preocupaciones: Claro que todos las tenemos, pero de vez en cuando dedica tu tiempo a disfrutar de una divertida comedia, una deliciosa cena, escuchar buena música o compartir con tu familia propiciando un entorno placentero.

Entabla una comunicación agradable: Aproxímate a las personas con las cuales tengas algo en común y conversa con ellas, proponiendo un tema de conversación del cual puedan surgir interesantes opiniones respetando las diferencias ¡Nutre tu visión sobre el mundo que te rodea!

Actúa por una buena causa: Ser caritativo, ayudando a quienes te necesitan, mejorará tu estado de ánimo al apreciar los resultados. Efectivamente, hacer algo por otras personas te hará sentir mejor a ti.

Deja de centrar tu atención en lo negativo: De todas las experiencias podemos aprender algo nuevo, lo cual resultará, a la larga, provechoso. Puedes ver el “vaso medio lleno” o “medio vacío”, de acuerdo a la perspectiva que utilices. ¡De ti depende!

Complácete: Invierte en algo que realmente desees. Está bien darse un gusto de vez en cuando. La alegría y el buen humor alejan la enfermedad.

Por un mundo de bienestar

El buen humor  no solo te beneficia a ti mismo, sino que también se transmite, puede traspasar cualquier barrera y lograr una respuesta positiva en las demás personas. Manteniéndote en esta “sintonía” estarás contribuyendo a que tu entorno sea más feliz y saludable.

“No hay grandes problemas… Hay grandes soluciones”. Te invitamos a reflexionar sobre ello para que, de ahora en adelante, siempre intentes ver desde tu posición el “vaso medio lleno”. ¡Recuerda la importancia del buen humor y de reírse más a menudo! Tu salud te lo agradecerá…

Fuente: Mejor con Salud

Anuncios