13

Muchas veces nuestros días se vuelven automáticos: nos despertados, nos duchamos, desayunamos, vamos al trabajo, volvemos, cenamos y dormimos. Y por consiguiente, es muy común terminar el día con una sensación de vacío; nos desocupamos de todo y al momento de dormir solo pensamos y no estamos conformes con nuestra vida. Si piensas que este es solo un día más en tu vida, te equivocas, no es solo otro día, es el único día que se te ha otorgado, el hoy; la vida te lo ha permitido, es un regalo, es todo lo que tienes aquí y ahora, y la única respuesta apropiada a ese regalo es disfrutarlo, agradecerlo, en una palabra, vivirlo.

Nuestra mente gasta alrededor del 70% de su tiempo reproduciendo memorias y creando escenarios de “momentos perfectos”, es solo un 30% de nuestro tiempo en el que realmente estamos viviendo nuestro presente. Lo malo no es que le invirtamos tan poco tiempo a vivir nuestro presente, sino que mucha gente nunca logra vivir en el ahora. Siempre se ha dicho: “seré feliz cuando consiga jubilarme del trabajo” “cuando logré llegar a la meta seré feliz” “hasta que tenga un día para descansar podré ser feliz”; muchas personas le ponen a sí mismos condiciones a su felicidad. Nunca debemos de pensar en la felicidad como una meta cuando esta puede perfectamente estar en todo el camino. La felicidad en una meta dura solo un momento o unos pocos minutos y no más que eso, pero la felicidad en el camino durará toda tu vida.

El secreto de la felicidad consiste en abrir los ojos a todas esas cosas que suceden en nuestro presente, en el ahora ¿Crees que nunca pasa nada bueno o interesante? No es que nunca pase nada, es que no hay momentos iguales; observa bien y te darás cuenta que todos los días son únicos, nuevos y especiales. Nada en esta vida se repite, de tal suerte que sin importar tu pasado o cuan incierto es el futuro, no debería importarte pues no existe, de lo único que estamos seguros es de nuestro ahora.

“No existe ni el pasado, ni el futuro, solo los hechos”

Este día es lo único que tenemos seguro. Aprende a poner atención plena a todo lo que hagas momento a momento, disfrútalo, vive tu día consiente, despierto y atento. Dedícate a cultivar esa reacción al gran regalo que este día único es y aprende a vivir este día como si fuera el primero y el último día de tu vida.

A continuación te propongo algunas actividades para comenzar a maravillarte con el presente:

Empieza abriendo tus ojos y maravíllate de todo lo que puedes ver, de todos esos hermosos colores que están ahí solo para que los aprecies. Observa el cielo que tan rara vez observamos. Míralo y maravíllate de cómo este cambia momento a momento. Generalmente pensamos en el clima como “malo” o “bueno” pero incluso hoy, tenemos un clima único que nunca volverá a estar de esa forma. La formación de las nubes nunca volverá a estar como ahora.

Ve a un parque o a algún otro lugar al aire libre que te guste, apaga el móvil, siéntate cómodo y nota cómo es el aire ¿frío, caliente o templado?, pon atención a todos los olores que percibes, escucha todos los sonidos que llamen tu atención, observa todo lo que te rodea y piensa cómo es y cómo te sientes.
Date un baño y pon atención a ello, imagina que recién llegaste al mundo y es la primera vez que tomas un baño, siente el agua en tu piel, el olor del jabón, la temperatura del agua, el ruido que hace al caer, todo. Aprovecha para relajarte, desconéctate de todo, menos de ti.

Mira a los ojos a las personas que conozcas, cada uno de ellos es único, tiene una vida única y dentro de millones de personas, se encuentra en tu camino en este momento, abre tu corazón y aprécialos con una sonrisa y un saludo amable.

Es completamente normal que te vayas con algunos pensamientos que no tengan nada que ver con estar presente, no te preocupes, solo piensa “hum” y vuelve a fijar tu atención en tu respiración, en lo que te rodea y en cómo estás. Mantén tu actitud en esta mentalidad todo lo que puedas, disfrútala y lo más importante, sonríe. Recuerda, en algún lugar del mundo, alguien está luchando por conseguir todo lo que tu tienes; agradece disfrutando de esa enorme cantidad de regalos que te ha dado la vida hoy, abre tu corazón a todas esas bendiciones y deja que la felicidad fluya en tu vida, simplemente porque puedes ver, sonreír, tocar, simplemente porque estás vivo y entonces, realmente será el mejor día de tu vida.

Fuente: La Mente es Maravillosa

Anuncios