Desde hace tiempo se sabe que el ejercicio regular es bueno para nuestra salud física. Puede reducir el riesgo de cáncer, enfermedades del corazón y accidentes cerebrovasculares. En los últimos años, los estudios han demostrado que la actividad física regular también tiene beneficios para la salud mental. Descubre cómo evitar la depresión caminando.

El ejercicio, como caminar, puede ayudar a las personas a recuperarse de la depresión. Cuando las personas se deprimen o están ansiosas, a menudo sienten que no tienen el control de sus vidas. Sin embargo, el ejercicio, como caminar, les da el control de sus cuerpos y esto es a menudo el primer paso para sentir tener el control de otros eventos.

¿Quiénes pueden beneficiarse y qué tipo de ejercicio es mejor?

Cualquier persona con depresión puede beneficiarse de hacer ejercicio con regularidad, pero es especialmente útil para las personas con depresión leve. En cuanto al tipo de ejercicio, cualquiera es útil siempre y cuando se adapte a uno mismo y uno haga lo suficiente. El ejercicio debe ser algo que te gusta. De lo contrario, será difícil encontrar la motivación para hacerlo regularmente.

¿Con qué frecuencia se necesita hacer ejercicio?

Para mantenerse saludables, los adultos deben hacer 150 minutos de actividad de intensidad moderada cada semana. Si no has hecho ejercicio por algún tiempo, deberás poco a poco introducir la actividad física en tu rutina diaria. Incluso un paseo de 15 minutos caminando puede ayudar a despejar tu mente y relajarte. Recuerda que cualquier ejercicio es mejor que nada.

¿Cómo empezar?

Participar en un deporte de equipo, asistir a clases en un centro deportivo o simplemente ser más activo en tu rutina diaria de caminata o ir en bicicleta a trabajar en lugar de viajar en coche, pueden hacer una gran diferencia en tu vida diaria y bienestar. Encuentra una actividad que puedas hacer con regularidad. Lo importante es que si llevas mucho tiempo sin practicar ningún tipo de ejercicio deberás comenzar poco a poco. Puedes comenzar caminando 15 minutos y, después, aumentar a una caminata de unos 30 minutos, además, también puedes acelerar el paso conforme vaya pasando el tiempo, para así, lograr mejores resultados. Solamente ten en cuenta que el ejercicio que realices debe ser el indicado para ti.

Haz ejercicio por prescripción

Si eres de los que no han hecho ejercicio durante mucho tiempo o si estás preocupado por los efectos que el ejercicio pueda tener en tu salud, consulta a tu médico sobre el ejercicio en el programa de prescripción. Muchas consultas de medicina general en todo el país prescriben ejercicio como un tratamiento para una amplia gama de enfermedades, incluyendo la depresión.

Hay muchos tratamientos disponibles para la depresión, incluyendo terapias de conversación, la medicación antidepresiva y de autoayuda de varios tipos. Si te has estado sintiendo depresivo/a durante más de dos semanas, consulta a tu médico para discutir tus síntomas. Ellos te pueden decir acerca de la elección de tratamientos disponibles para la depresión y ayudar a decidir lo que es mejor para ti.

Fuente: Mejor conSalud

Anuncios